lunes, 21 de diciembre de 2009

EL GRAN HOTEL REINA VICTORIA ( 1 )




El Hotel Reina Victoria ( 1 )

por Juan Díez Sánchez
( de la Asociación de Estudios Melillenses )

En Melilla y durante el primer tercio del presente siglo los dos establecimientos hoteleros más importantes tomaron el nombre de “Reina Victoria” en atención a ubicarse en el barrio de igual nombre, en el centro comercial de la ciudad. El primer hotel con esta denominación se inauguró el 31 de octubre de 1908 y estuvo en funcionamiento hasta después del año 1927, cuando se abrió por sus propietarios otro nuevo hotel con igual nombre y mayores comodidades, que cerró en el año 1935.
Del primero de los hoteles “Reina Victoria” nos ocupamos a continuación.

Ubicación
Los dos hoteles como ya hemos mencionado se instalaron en el centro de la ciudad. El primero en la confluencia de las calles General Prim, Conde del Serrallo ( actualmente José Antonio Primo de Rivera ) y General Pareja. A esta última calle daba su fachada principal provista de marquesina sobre la puerta de acceso y rótulo con el nombre del hotel en grandes caracteres adosados a los balcones. También aparecía la denominación del hotel en los dos remates de la fachada que daba a los chaflanes.
Se levantó este primer establecimiento hoteleros en los terrenos que antiguamente fueron huertos regentados por los diferentes regimientos de guarnición en Melilla y desparecidos por constituir un permanente foco de enfermedades malignas y endémicas al estar regados por las entonces malolientes aguas del Río de oro. Surgió pues, ante las necesidades de alojamiento de la población, un nuevo barrio cuya construcción comenzó en 1908 y quedó casi finalizado a los dos años, en 1910.
La vertiginosa construcción de este barrio despertó la atención de los melillenses ociosos, durante algún tiempo, hasta que fue reemplazado el entretenimiento por las obras de montaje de la grúa Titán y trabajos preliminares para la construcción del Puerto, el tendido de las vías férreas sobre el firme del Paseo del General Macías, así como la instalación de una batería de costa en la cima del Cerro de Ataque Seco.
Los hoteles “Reina Victoria” fueron los de más renombre en Melilla, allí en 1910 recibía los encargos el célebre arquitecto modernista Enrique Nieto. Frente a su fachada había una parada de carruajes y en sus proximidades establecimientos comerciales como los grandes almacenes de los Hermanos Malpartida y confitería “Gurugú”.
Hotel Universal
Este era el nombre que en un principio los propietarios del hotel tuvieron en cuenta para el nuevo establecimiento.
A lo largo del verano de 1908 fueron numerosos los anuncios aparecidos en el diario melillense “El Telegrama del Rif” que informaban de la construcción y pronta inauguración de este hotel que marcaba todo un hito en la historia económica y social de la ciudad. No en vano tendría un comedor capaz de servir a más de cien personas juntas, un gran salón de lectura e incluso cuartos de baños. Ofreciendo cuarenta y cinco habitaciones amplias y bien ventiladas, lujosamente amuebladas, con luz eléctrica y timbres en todas ellas.
Para la dirección de la cocina ha sido contratado el renombrado jefe de cocina del Hotel Falcón de Barcelona don Juan Sellarés”.
Cambio de denominación
A finales del mes de agosto de 1908 los dueños del hotel decidieron cambiarle el nombre, poniéndole el de la entonces soberana de España, Victoria Eugenia de Battenberg, princesa inglesa que contrajo matrimonio el 31 de mayo de 1906 con el Rey Alfonso XIII.
Creemos este cambio de denominación debido a una muestra de afecto hacía la monarquía española y más concretamente por ubicarse el hotel en el Barrio de Reina Victoria. Una nueva urbanización conocida en su inicio y popularmente como Barrio del Parque, hasta el mes de junio de 1907 que fue cuando el Municipio, la Junta de Arbitrios, aprobó darle el nombre oficial de Reina Victoria y sus calles rotularlas con denominaciones de caudillos y lugares de la Guerra de África ( 1860 ) y de poblaciones de la Península con las cuales Melilla mantenía mayores relaciones.
A tenor de las costumbres de la época, el nombre de la Reina de España no sólo lo llevaría en Melilla su mejor hotel y barrio más céntrico; sino también tomaría tal denominación regia un importante teatro y el establecimiento de David J. Melul, un gran bazar, antiguo y acreditado que estuvo anteriormente situado en el número 26 de la calle San Miguel ( Pueblo ) y de nombre “Estrella Oriental” que a partir del mes de julio de 1908 se trasladó a los bajos del primitivo edificio número uno de la Avenida.
Igualmente el Comedor Popular de la “Gota de Leche” y una sala de los Centros Comerciales Hispano Marroquíes en Melilla tenían por nombre el de la Reina de España.
Curiosamente en 1904 y por tanto antes de la boda de Victoria Eugenia con Alfonso XIII, la Junta de Obras del Puerto de Melilla adquirió el vapor-remolcador “Lazaga” y le varió el nombre imponiéndole el de “Reina Victoria”.
Recientemente y en honor de la única Reina española que como tal había visitado Melilla hasta entonces, lo hizo en octubre de 1927, el Instituto de Enseñanza Secundaria antes conocido por Maestría Industrial y Formación profesional, tomó el aristocrático nombre de “Reina Victoria Eugenia”.
Inauguración
A mediados del mes de octubre de 1908 terminaron los trabajos de construcción del hotel Reina Victoria y pocos días después llegaba de la Península el mobiliario. Sin ninguna dilación los propietarios del nuevos establecimiento hotelero decidieron inaugurarlo en la noche del sábado 31 de octubre.
Esa noche con un “delicado banquete” ofrecido por los propietarios a las personas más salientes de Melilla y a sus huéspedes se inauguró con toda solemnidad el Hotel Reina Victoria. La banda de música del Regimiento de Melilla, entonces con acuartelamiento en el Cerro de Santiago, amenizó el acto en el que hubo los tradicionales brindis por la prosperidad del negocio.
Para la ocasión el edificio fue espléndidamente iluminado con arcos voltaicos y exornado con colgaduras rojas, destacando en la fachada principal la bandera española.
Al día siguiente “El Telegrama” se hizo eco de este evento de gran trascendencia para Melilla y que incluso había congregado a numeroso público en las inmediaciones del hotel. El periódico publicó el menú del ágape inaugural e igualmente hizo alabanzas de las magníficas instalaciones del establecimiento construido expresamente para hotel y por lo tanto con muchas comodidades hasta entonces desconocidas en Melilla, por emplazarse todos los antiguos hoteles en edificios concebidos inicialmente para viviendas.
Disponía el Hotel Reina Victoria de cuarenta y cinco habitaciones con mobiliario nuevo y alumbrado eléctrico. Cuarto de baños y duchas. Salón de lectura y un comedor amplio y elegante con “el techo una verdadera obra de arte de estilo modernista”
Pocos años después de su inauguración y tal como se refleja en un anuario de 1913, el Gran Hotel Reina Victoria experimentó una ampliación, pasando sus habitaciones a duplicarse en número, a ochenta. Al mismo tiempo que entre sus servicios ofrecía intérpretes a la llegada de los vapores y guías especiales para excursiones al Rif.
No podemos olvidar mencionar que la inauguración de este importante hotel supuso un gran paso en el desarrollo de nuestra ciudad y tuvo justificación ante las grandes perspectivas económicas que se auguraban para el inmediato futuro de Melilla como centro de una inminente acción de protectorado de España en el Rif. Algo evidente entonces, pues en los inicios de 1908 se ocuparon las posiciones de Cabo de Agua y la Restinga. Mientras que las compañías mineras adelantaban sus trabajos tanto en Uixan como en Melilla para la explotación de los ricos yacimientos de hierro así como de plomo, y además las obras preliminares para la construcción del ansiado Puerto, llave del desarrollo económico de Melilla, constituía un hecho palpable, un orgullo a la vista de todos.
Propietarios
Una sociedad fue la que construyó y durante los primeros años explotó el Hotel Restaurante Reina Victoria. José Calaf era uno de los primeros propietarios asociados, dueño a su vez, junto con Antonio Rovira del Hotel colón, antes denominado Asia, y que fue el primer hotel de Melilla estando ubicado en el Barrio del Polígono, en la misma acera de la calle Margallo que el antiguo Mercado Central.
Curiosamente casi en el mismo lugar donde se emplazó el Hotel Reina Victoria, en 1893 se situó en una tienda de campaña el pionero de los restaurantes de la historia de Melilla. Un restaurante que después se trasladó al Barrio del Polígono y su dueño, José Torres Pubill, transformó en 1900 en el primer hotel que tuvo nuestra ciudad, aquel legendario Hotel Asia.
En abril de 1910 el Hotel Reina V. pasó a ser propiedad de los señores Guitart y Compañía, una sociedad en comandita que entre sus primeros proyectos para el establecimiento, se proponía introducir importantes mejoras para colocarlo a la altura que demandaba el creciente auge de la ciudad. Años después nuevamente cambiaría de dueños, haciéndose cargo de él Ramón Gironella quién en 1927 construyó un nuevo hotel con igual denominación que perduró hasta el año 1935, manteniendo activo también el antiguo.
Nuevo Hotel Reina Victoria cuyo edificio es hoy conocido popularmente por los melillenses como “La Casa de los Cristales”.




Artículo publicado en el diario El Telegrama de Melilla el domingo 13 de diciembre de 2009.