miércoles, 19 de mayo de 2010

UN SUBMARINO ALEMAN EN MELILLA



Albrecht Brandi y Ferdinand Von Arco, dos submarinistas alemanes


del “U-617”, en la desembocadura del río Kert, en Melilla

El 12 de septiembre de 1943, embarrancaba en la desembocadura del río Kert en Melilla, un submarino alemán, el cual, perseguido y acosado por la aviación aliada, se acercó tanto a la costa que en ella varó ya sin posibilidad de escapar. Cañoneado por la armada inglesa, fue el único sumergible que aguantó la explosión de un torpedo en sus entrañas y finalmente, con la intervención de la Armada española, se logró enviarlo al fondo del mar. El comandante junto a su tripulación, fueron internados en España, logrando no obstante el comandante evadirse y aún, antes del final de la segunda guerra mundial, capitaneó dos submarinos más. Este marino era Albrecht Brandi, pero realmente, ¿quién era Albrecht Brandi?.

Albrecht Brandi (*1914 +1966)
Nació en Dortmund (Alemania), el 20 de junio de 1914. Ingresó en la Kriegsmarine (Marina de Guerra alemana) el 1 de abril de 1935 y cursó sus estudios entre el crucero “Karlsruhe” en el que pasaría 6 meses y la escuela naval de “Schule-Flensburg-Mürvik” en la que estaría de junio de 1936 a marzo de 1937. Después de superar el plan de estudios y prácticas establecidas, pasó destinado a la primera flotilla de dragaminas, pasando a formar parte de la dotación del “M-1”. Compañeros suyos de estudios fueron el Capitán de Fragata Reinhard Suhren, el Capitán de Corbeta Georg Lassen y el Teniente de Navío (Käpitanleutnant) Engelbert Endrass, famoso también por ser el 1r oficial del malogrado comandante Gunther Prien en el ataque llevado a cabo a bordo del submarino “U-47” a la base inglesa de “Scapaflow”.

A bordo del ya mentado dragaminas, ostentando el empleo de Leutenant zur ver, que vendría a ser como el de Alférez o 2º teniente, participó el 1 de septiembre de 1939, en el ataque a la Península de Westerplatte (1) en Gdansk (Polonia) que fue la primera batalla entre germanos y polacos de la Segunda Guerra Mundial (2), dando cobertura al acorazado alemán “Schleswig-Holstein”. Es a inicios de la citada contienda mundial que Albrecht Brandi, intenta ser destinado al Arma submarina, siendo su solicitud rechazada. (1). Ascendió a Oberleutnant zur ver, 1r teniente o alférez de navío el 1 de octubre de 1939.

En mayo de 1940, es nombrado comandante del dragaminas “M-1”. En el mes de abril del año siguiente, inició un entrenamiento para ingresar en el Arma submarina, en Neusdat-Holstein, siendo esta vez el segundo intento. Completó sus cursos y esperó su nombramiento, siendo esta vez admitido y destinado a la base de Saint Nazaire en Francia, donde embarcado como comandante en prácticas (Kommandanten-schuler) ya en un submarino, iniciaría su primera patrulla a finales de 1941. El sumergible, era el “U-552”, conocido también como “Red Devil” (Demonio rojo) siendo su comandante el Teniente de Navío (Käpitan-leutnant) Erich Topp. Tras pasar dos meses como comandante en prácticas, el 9 de abril de 1942, Albrecht Brandi, asumía el mando del submarino de la clase VII-C, “U-617”.
Su tripulación le llamaba ""Sherry Brandi" en honor al jerez.
Foto: Albrech Brandi

Nueve patrullas, 257 días en el mar. (1)
Su primera patrulla, con una duración de 40 días, zarpa a bordo del “U-617” el 29 de agosto de 1942, del puerto de Kiel, y regresa el 7 de octubre de ese año, al de Saint Nazaire en Francia. Durante esta estancia en el mar, atacaría y hundiría 4 buques, causando a las fuerzas aliadas, una pérdida de 15.889 toneladas. Estos ataques, se llevaron a cabo contra: (3)

7 de septiembre de 1942. Vapor “Tor II”, de 292 toneladas y de nacionalidad Islas Feroe.
23 de septiembre de 1942, “Athelsultan”, de 8.882 toneladas y, el “Tenesse”, de 2.342 toneladas, ambos de nacionalidad británica y pertenecientes al convoy SC-100.
24 de septiembre de 1942, “Roumanie”, de 3.563 toneladas, de nacionalidad belga e integrante del convoy SC-100..
El 26 de septiembre, había comunicado la posición de otro convoy, el ON 131 a otros 17 sumergibles germanos a pesar de no poder participar él en ese ataque. (7).

Su segunda patrulla, al mando del submarino “U-617”, da comienzo el 2 de noviembre de 1942, (3), tras recibir órdenes de trasladarse al Mediterráneo (7) zarpando desde Saint Nazaire y tras permanecer 27 días en el mar, arrumba al puerto de La Spezia en Italia, 26 días más tarde, un 27 de noviembre. (3). En dicho puerto, quedó incorporado a la 29ª flotilla con base en La Spezia (Italia) y en Tolón (Francia). (7).

Desde Saint Nazaire en Francia, Brandi debía de llegar a su nueva zona de patrulla, el mar Mediterráneo, motivo por el cual debía de atravesar el Estrecho de Gibraltar, zona muy peligrosa debido a las patrullas inglesas y a las corrientes. Para ello, Albrecht Brandi, comandante del “U-617, cruzó de noche y en superficie a motor parado para evitar ser descubierto. Aún y así, fue descubierto por la aviación y un aparato “Short Sunderland”, le arrojó dos cargas de profundidad, las cuales no impactaron y arropado por la oscuridad de la noche, logró cruzar. (6).

21 de diciembre de 1942, zarpa de nuevo al mando del “U-617” de La Spezia arribando el 17 de enero de 1943, al puerto de Salamina, (Grecia), tras permanecer 28 días en el mar. Su tercera patrulla..Durante la misma, haría acopio de 6.996 toneladas más hundidas, llevando a cabo sus ataques y hundimientos: (3)

28 de diciembre de 1942, Remolcador “HMS St. Issey” (W-25), de 810 toneladas y nacionalidad británica.
15 de enero de 1943, Mercante “Annitsa”, de 4.324 toneladas y nacionalidad griega.
15 de enero de 1943, Mercante “Harboe Jensen”, de 1.862 toneladas y nacionalidad noruega.

En este momento, en los haberes del comandante Albrecht Brandi, se registraban un total de 7 buques hundidos, todo y que él, reclamaba 15 hundimientos con un presunto tonelaje de 58.700 Tn. Por este motivo, le fue concedida la Cruz de Caballero, convirtiéndose en el 148º marino que la recibía y en el 79º submarinista. (7).

Cuarta patrulla, de nuevo, al mando del sumergible “U-617”, parte de La Spezia (a la cual debió arrumbar desde Salamina el 17 de enero), el 27 de ese mes, dando inicio así su cuarta patrulla, con una permanencia en el mar de 18 días. Arribó al puerto de Pula (Croacia), el 13 de febrero de 1943 (3) y que se hallaba en manos de los italianos de ahí el nombre de Pula (7). Esta vez, atacó y hundió a los barcos relacionados a continuación, arrojando unas pérdidas de 7.264 toneladas. (3)

1 de febrero de 1943, “HMS Welsham”, un minador, de 2.650 toneladas y nacionalidad británica, atacado y hundido entre Libia y Creta. Este minador, había tenido un papel importante en travesía hacia Malta a mitades de 1942 en el momento que la isla había sido abandonada por la flota y solamente este barco el cual era apodado por los malteses como “Milkman” (lechero) y algunos submarinos británicos podían abastecer la isla. En el momento de su hundimiento iba de Malta a Alejandría, con una tripulación compuesta de 242 marineros, de los cuales sobrevivieron al ataque 88, falleciendo los 154 restantes. (7).

5 de febrero de 1943, “Corona”, de 3.264 toneladas y “Henrik” de 1.350 toneladas, ambos de nacionalidad noruega.

Desde Pola, el 25 de marzo de 1943, vuelve a hacerse a la mar el “U-617”, para permanecer esta vez hasta el 17 de abril de ese año y arribar al puerto de Toulón en Francia el 17 de abril de 1943, 24 días de crucero, constituyendo este viaje, su quinta patrulla. (3).

Durante esta patrulla, el comandante Brandi, reclamó el ataque y hundimiento de un crucero y de otro barco de 23.500 Tn. Todo y que estos hundimientos no fueron confirmados, Brandi recibió las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero, convirtiéndose así en el 224ª militar alemán que las recibía, el 26º miembro de la Kriegsmarine (Armada alemana) y el 22º submarinista. (7).

El 31 de mayo, el submarino “U-617” zarpa de Toulón, para regresar al mismo puerto el día 1 de junio de 1943 volviendo a hacerse a la mar el 19 de junio y regresar de nuevo a Toulón tras permanecer esta vez 32 diás de navegación, el 20 de julio de 1943, constituyendo estas su sexta patrulla. Al parecer según citan otros autores como Juan Carlos Delgado, la impresión que se obtiene de esta “mini patrulla” pudo bien haber sido una simple prueba de equipo o máquinas o de ambas a la vez. (7) y la segunda salida, su séptima patrulla, durante la cual, no se registró ningún ataque y hundimiento. (7)..

Un submarino alemán en la costa de Melilla
El 28 de agosto de 1943, zarpó de Toulón, siendo esta la octava y última patrulla que el Käpitan-leutnant (Teniente de Navío) Albrecht Brandi, efectuaría en el submarino “U-617”, el cual, embarrancó en la desembocadura del río Kert en Melilla, al ser atacado por dos bombarderos ingleses “Wellington” el domingo 12 de septiembre de 1943. (1) Durante esta singladura, atacaría y hundiría el 6 de septiembre de 1943, al “HMS Puckeridge”, (L-108) de 1.050 toneladas y nacionalidad británica.(3)

Sobre este hundimiento, según testimonio recogido por Santiago Mata en el libro “U-Boat durante la Segunda Guerra Mundial” el teniente Ferdinand Von Arco explicaba: (7).

“…Era la hora de comer y estábamos sumergidos. Acabábamos de tomar la sopa, cuando desde la sala de escucha nos informan de la presencia de hélices de buques de guerra a unas cinco millas al oeste. El mar estaba en calma absoluta y el comandante dijo que no estaba tan loco como para echar una mirada en condiciones en que las ondas producidas por el periscopio eran fáciles de descubrir. Ante la insistencia de los oficiales, subió a desgana a profundidad periscópica. Brandi comunicó la presencia de dos destructores a toda máquina en dirección a Gibraltar. Los oficiales preguntaron si estarían al alcance de los torpedos, a lo que Brandi contestó afirmativamente, pero negándose a disparar. De nuevo le insistieron para que lo hiciera. Por fin, Brandi mandó alistar los tubos. Tras tomar las medidas de distancia y velocidad (Arco recuerda que esta era superior a 21 nudos), apuntó y disparó sendos torpedos sobre los blancos. Los dos explotaron en el tiempo previsto, para júbilo de la tripulación. Brandi volvió a subir el periscopio. Los destructores se hundieron como una piedra que cae al agua. Naturalmente no podíamos subir para ver si había supervivientes, lo cual era por demás improbable, dada la rápidez del hundimiento. Nos sumergimos a 25 metros y navegamos media hora hacia el sur, hacia la costa marroquí a la altura de Ceuta, y allí nos posamos en el fondo…”

Parece ser que no hubo ningún segundo destructor según escribe D. Santiago Mata, pero si que lo es el disparo de 2 torpedos que dieron en el “HMS Puckeridge” (G), mandándolo al fondo del mar. De la dotación de 191 tripulantes que iban a bordo, murieron 62, y los 129 supervivientes, fueron recogidos por un mercante español, el vapor “Antequera”, de la Naviera de José de Navas Escuder de Bilbao, el cual, los desembarcó en el puerto de Algeciras. (7).

El comandante Albrecht Brandi, era consciente que por este ataque, sería perseguido por las fuerzas navales aliadas. Después del hundimiento del destructor británico “Puckeridge” no se podía emerger y observar si había o no supervivientes así que como narraba el 2º oficial del “U-617”, bajaron a 25 metros y se navegó durante media hora hacia el sur, hacia la costa de Marruecos y estando a la altura de Ceuta, el submarino se posó en el fondo. (7).

Brandi, decidió esperar a la llegada de la noche, las baterías de los motores eléctricos utilizados durante la navegación bajo el agua, debían de ser recargadas para emerger o navegar a motor diesel en superficie y así poder reponer dichas baterías. Navegó hacia el este, costeando por la orilla marroquí en aguas españolas, dentro de la zona de tres millas donde Brandi, sabía que no le buscarían. Su objetivo era ubicarse al sur de la isla de Alborán lugar transitado por los convoyes que portaban material, pertrechos, armamento, munición y suministros para las fuerzas aliadas. (7).

Basado en los recuerdos del 2º oficial Ferdinand von Arco, al parecer, poco después de la media noche del sábado 11 de septiembre, mientras los oficiales jugaban a las cartas, desde el puente gritó el timonel jefe 3r oficial, del submarino “U-617” “¡Flieger!”, alarma dada en caso de divisar a la aviación enemiga y no existir tiempo material para sumergirse, en caso de detectarse a la aviación pero existiendo tiempo de efectuar inmersión ,se daba la voz de “¡Alarm!”. Efectivamente un avión había efectuado acto de presencia, hallándose ya demasiado cerca. Von Arco, contaba que vió saltar al capitán Brandi en dirección a la vela (torreta del submarino), oyéndose en ese instante la detonación de tres bombas. Acto seguido, se oyó la voz del capitán desde el puente, dando la orden de subir deprisa dado que el submarino se hundía. Al llegar a la parte central de la nave, el 2º oficial Von Arco, observó a la tripulación agolpada bajo las escaleras de subida al exterior. Al parecer las escaleras de subida y de bajada, confluían en el último tramo y por el cual, sólo pasaba el cuerpo de una persona. Mientras tanto, el capitán Brandi, continuaba gritando que se subiera rápidamente ya que el sumergible se hundía. Al ver semejante espectáculo, Von Arco les espetó gritando “…¡No empujéis, yendo despacio terminaremos antes!...” . La advertencia, resultó inútil. (7).

El conde Von Arco, conocía el sumergible como la palma de su mano, decidiendo en ese momento todo y a pesar de la oscuridad reinante en el buque, dirigirse hacia donde se hallaban las ruedas de los ventiladores a presión e inyectó aire en todos los tanques. Él inicialmente no se percató que el submarino volvía a flotar. Se había acordado de un consejo dado por su madre en la que le decía que en momentos de necesidad acudiera a la Virgen, recordando en esos momentos, una oración de su infancia:

“…María, extiende tu manto sobre nosotros,
Protégenos con él mientras rezamos de rodillas,
hasta que pase la tormenta.
Patrona llena de bondad,
cuida siempre de nosotros…” (7).

Al acabar su rezo, Von Arco, recordaba que sintió una gran tranquilidad, a pesar de los gritos del capitán en el puente, sentía que la Virgen le había escuchado. Llevaba a cabo los movimientos como un sueño, sin pánico, sin intranquilidad, como “…si me dirigiera un poder superior…” recordaba el 2º oficial, cosa no obstante que no le impidió ir a la sala de oficiales, tomar su pistola y pegarse un tiro si las cosas empeoraban y se hundiera con el submarino, recordaba que pensaba que “…no me voy a ahogar como una rata, eso ni pensarlo…” (7).

Las seis cargas de profundidad que le había arrojado el avión “Wellington” del 179 Escuadron de la Royal Air Force (RAF), (A) que había localizado al submarino a las 00:50 horas del domingo 12 de septiembre de 1943, habían hecho explosión a babor y estribor del submarino, las onda expansiva de las cuales actuando como una pinza elevaron al sumergible del agua. Von Arco, recordaba haber visto como a unos 300 metros del “U-617” como ardían los restos del avión sobre el agua, cosa no obstante que no fue así ya que lo que ardía al parecer, eran bengalas. Von Arco, pensaba que se le había derribado con la artillería antiaérea con la que iba dotado el submarino, compuesta la misma de dos cañones gemelos de 20 mm y un tercero de 37mm, observando más tarde que no había podido ser dado que con el efecto de las explosiones, la artillería había quedado desencajada de sus fijaciones, quedando inutilizada. (7).

Otros daños sufridos por el submarinos fueron la inutilización de los dos motores eléctricos, cosa que hacía imposible su navegación en inmersión, uno de los diesel, también fuera de combate y el segundo, quedó desencajado. Este último gracias al teniente ingeniero Jefe Karl Günther Klemz y sus mecánicos pudo ser reparado y permitir al submarino navegar todo y que no podía superar la velocidad de 5 nudos. Las explosiones, habían causado al submarino grietas por las que entraba agua de mar que en contacto con los ácidos de las baterías, generaba cloro y sus gases, eran venenosos, motivo por el cual, en el interior del “U-617” solo podían permanecer tres personas ataviadas con máscaras antigás. Para esto, Brandi, había pedido voluntarios, presentándose ocho de los cuales, Von Arco recordaba con orgullo, que seis eran como él, austríacos. (7).

El piloto del “Wellington” observó que el submarino tenía problemas muy serios para ser gobernado e informó a su base, motivo por el cual se ordenó la salida de un segundo “Wellington” (D) el cual llegó al teatro de operaciones a las 03:15 horas. Como se observó que el sumergible parecía dirigirse hacia aguas neutrales, le atacó lanzando sus 6 cargas de profundidad. En ese momento, Albrecht Brandi y Ferdinand Von Arco, se hallaban fumando en cubierta cuando oyeron antes del ataque de nuevo el grito de “…¡Flieger!...” que provenía del oficial que se hallaba en esos momentos de guardia. Las cargas cayeron a unos tres metros de estribor, cosa que remojó a toda la tripulación que se hallaba en cubierta. Poco después, el 2º “Wellington”, atacó con cohetes que impactaron en la vela y el puente, lanzándoles posteriormente fósforo o napalm, cosa que destrozó los chalecos salvavidas. En último acto, les ametralló, efectuando hasta ocho pasadas durante las cuales, la tripulación usaba la vela como parapeto al grito de “…¡avión a babor, todos a estribor!…” y viceversa. El 2º oficial Von Arco, recordó este ataque como el peor de su vida. Tras la octava pasada, recordó que los submarinos, llevaban 2 ametralladoras para utilizarse en operaciones en tierra, no lo dudó las fue a buscar, las subió al puente donde las instaló y con ayuda de otro tripulante que le ayudó con la munición hizo fuego contra el atacante. A la segunda ráfaga, cesó la agresión pero empezó a volar en círculos a unos 500 metros del submarino y cada 100, lanzaba una boya luminosa para señalizar su derrota todo y que este, navegaba en “zig-zag”.

Con rumbo hacia la costa, el “U-617” iba avanzando lentamente hasta que llegó a un punto de la misma, Von Arco, recuerda que era rocoso, al parecer, se trataba de Afrau entre el cabo Tres Forcas y el cabo Quilates, recordaría años más tarde en una visita efectuada a Melilla que habían embarrancado en la desembocadura de un río, normalmente seco en verano, un “wadi”. Era una zona arenosa que daba inicio, justo al terminar los acantilados de cabo Tres Forcas y que se interrumpía un poco más hacia el oeste por otra nueva zona rocosa, a unos 6 u 8 quilómetros de Tres Forcas. Recordaba que no había población alguna, sólo una especie de aldea tierra adentro, pudiendo tratarse quizás de un aduar rifeño. (7).

Al ver que se acercaban a la costa y que podía ser peligroso para el buque, Von Arco, advirtió al capitán Brandi del peligro de embarrancar. El capitán Brandi dio orden de alejarse de la costa pero a una milla de distancia de la costa el “U-617”, embarrancó finalmente quedando escorado sobre 25º a babor. Una vez hubo varado el submarino, el capitán Albrecht Brandi, dio la orden de hacer marcha atrás a toda máquina con los dos motores, cosa que no fue posible dado que uno de ellos, había quedado inutilizado durante el ataque del primer avión “Wellington” y el segundo apenas tenía fuerza para tal maniobra. La mayor parte de la tripulación, saltó al agua y a nado empezaron a dirigirse hacia la costa. Von Arco, a toque de silbato les ordenaba regresar pero Brandi le dijo, “…déjelos nadar, ya no tiene sentido hacerlos volver a subir. Que naden hacia la playa y esperen allí nuevas órdenes…”. Los marineros que quedaban a bordo, siguiendo instrucciones, destruyeron la máquina “Enigma”, sus cilindros, y los códigos de esta ya que no podían caer en manos aliadas, lanzándolos al mar. Los códigos, estaban escritos con tinta indeleble la cual se borraba al contacto con el agua. (7).

El 13 de septiembre de 1943, lunes, hicieron acto de presencia en el lugar del hundimiento, los escuadrones de aviones “Hudson” y “Swordfish” 48º, 233º, 833º y 886º que habían despegado desde la base inglesa de Gibraltar, con las órdenes de volar por los aires el submarino “U-617”, después, hicieron también acto de presencia el bou “Harlem” (F), la corbeta “Hyacint” ambos bajo bandera inglesa y el minador australiano “Woollongong”, los cuales, cañonearon al “U-617” con la intención de romperlo en pedazos. Esta acción, fue suspendida al caer algunos proyectiles “rebotados”, en un pueblo adyacente de la costa, matando a una persona e hiriendo a varias más, momento en que la Artillería española rompió el fuego contra la flota atacante y haciéndola desistir de continuar. (7).

Hubo un intento por parte germana de destruir antes de abandonar definitivamente el sumergible y fue mediante una idea que tuvo el primer oficial, el primer teniente o alférez de navío Georg Gautier. Se trataba de hacer estallar en el interior de la nave uno de sus torpedos el cual destruiría la nave cabiendo incluso la posibilidad de desembarrancarla y mandarla al fondo. El capitán Brandi se negó inicialmente a llevar a cabo esta idea de Gautier, llegando a prohibirla ya que si saltaban al agua es de suponer que por la onda expansiva de la explosión esta podría llegar a partirles la columna, no mejor suerte les esperaba si se quedaban en el submarino. Aún y así, Von Arco y Gautier, decidieron desobedecer la orden aún a sabiendas que podían ser juzgados en consejo de guerra. Ante esta actitud de sus oficiales, el capitán Brandi decidió quedarse a bordo. El teniente ingeniero Klemz, era el encargado de accionar el detonador del torpedo desde tierra. En un bote de goma, se evacuó el resto del material secreto y el uniforme blanco con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble del capitán Albrecht Brandi. (7).

El preparativo para volar el “U-617” fue llevado a cabo por Von Arco y el Jefe de la Marinería. Este consistió en colocar una carga explosiva en un torpedo y rociarlo todo con 40 litros de gasolina. Una vez se hubiera activado disponían de un tiempo comprendido entre 5 y 7 minutos antes de que hiciera explosión. El dispositivo consistía en empapar un trapo o paño en gasolina, prenderle fuego y echarlo una vez ellos estuvieran fuera del sumergible por la escotilla de la vela, este prendería la gasolina y el fuego haría detonar el explosivo el cual colocado bajo el torpedo, haría que este estallara. La maniobra se llevó a cabo de esta forma. Los cuatro tripulantes, decidieron esperar a que explotara en posición de firmes sobre la popa. El primer oficial Georg Gautier, contaba el tiempo en voz alta, el capitán Brandi, le ordenó que se callara y que todos, se echaran sobre la cubierta ya que en pie, lo único que conseguirían sería salir despedidos por los aires.

El torpedo finalmente estalló. Por la escotilla, salió una llamarada que alcanzó los 100 metros de altura aproximadamente. El submarino, quedó impertérrito y los cuatro tripulantes, salieron ilesos. (7) Entonces, ¿a qué podía ser debido que el sumergible no estallara en mil pedazos?. La respuesta se podía hallar en que Von Arco, que fue el último en abandonar el interior del submarino al salir al exterior por la vela del mismo, olvidó cerrar la escotilla, cosa que si se hubiera hecho tanto por la acción del explosivo como por la concentración de gases desprendidos por la deflagración, hubieran reventado el mismo pero, al dejar la escotilla abierta, lo que pasó es que aquello se convirtió en una especie de cañón, los gases, encontraron la salida por la escotilla de la vela.

A las 06:15 horas, se acercó al lugar donde se hallaba el submarino, un bombardero “Hudson” (H) a efectuar un reconocimiento al haber contemplado la explosión y posteriores llamas. Fue entonces cuando observó que en la costa, había náufragos secando la ropa al sol y con ellos, botes de goma. (7).

En tierra, los marinos germanos creían a Brandi, Von Arco, Gautier y a un cuarto marino muertos a consecuencia de la explosión del submarino, cuando aparecieron en la playa. El capitán Brandi, ordenó lanzar las armas al mar dado que los españoles, eran un pueblo amistoso, cosa que se hizo, quedando solamente la pistola del conde Von Arco. Ubicado a unos 5 quilómetros al este, sobre el cabo de Tres Forcas, había un fuerte y hacia allí, se dirigieron los náufragos. Al poco rato de abandonar la playa, fueron testigos de los últimos intentos británicos por hundir el submarino. Según cita Santiago Mata en su libro, el historiador Roy Nesbit, confirmaba que en la mañana del 12 de septiembre, el submarino fue atacado por bombarderos “Hudson” del 48º y del 233º Escuadrón de la Royal Air Force (I), esta vez si que se usaron cohetes y cargas de profundidad. El objetivo, no fue conseguido. (7).
Mientras tanto, a los marinos germanos que habían satisfecho su hambre comiendo sandías recogidas de un campo cercano, les salió al paso una columna española automóvil que les recogió. El mismo 12 de septiembre, fueron trasladados en autobús al acuartelamiento de la Legión en Nador, lugar en el que estuvieron entre 2 y 3 semanas. De ahí, fueron trasladados a la península, inicialmente a bordo del cañonero “Dato”, llegando a Cádiz en diciembre de 1943, donde quedaran internados en “La Carraca” (11) (J), donde quedaron internados hasta el final de la guerra.(7). Sólo quedaron en Melilla, el 2º oficial Ferdinand Von Arco en calidad de acompañante de un miembro de la tripulación que debía de ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Militar de Melilla.

El Käpitan-Leutnant Albrecht Brandi, durante un traslado al parecer desde Algeciras a Madrid por ferrocarril, consiguió evadirse, presentándose en la embajada alemana en Madrid, donde se le proporciona un pasaporte falso, cruza la frontera y se presentó en Berlín (11). En el libro de Santiago Mata, se menciona que llegó hasta la base de submarinos alemanes en Tolón. (7).

Mientras tanto, el teniente Ferdinand Von Arco, especialista en explosivos, recibió un comunicado desde Berlín. Se le ordenaba volar el submarino “U-617”, el cual, seguía resistiéndose a hundirse en aguas del Mediterráneo. A Von Arco, le fue dada más información por el agregado militar alemán. El cónsul germano en Tetuán Kramer, le suministró los explosivos a Von Arco y este, contrató una barca de pesca “con un timonel hábil y discreto” para llevar a cabo su misión. (7).

Llevó a cabo la misma una noche sin luna, zarpando de Melilla. Llegados al sumergible, colocó la carga en un tubo de torpedos y tendió cable hasta una distancia prudente, donde accionó el detonador sin éxito. Von Arco, lo intentó una segunda vez con una carga más potente. Tampoco consiguió su meta. Finalmente, para hundir el submarino que se resistía a bajar a las profundidades, el OKM consiguió la colaboración de la Armada española para llevar a cabo esta misión, por mediación del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán. A finales de octubre de 1943, salió desde Melilla a bordo del dragaminas español “Larache”. Llegados al punto donde se hallaba el submarino, un buceador colocó una carga explosiva bajo el casco la cual, tras explotar, consiguió hundir el sumergible. Von Arco comentaba tiempo después: (7).

“…Por una parte me alegré de haberlo conseguido por fin. Pero por otra parte fue para mí un momento muy penoso al ver como nuestra armadura, que nos había llevado de triunfo en triunfo y que luego nos protegió de los aviones, con sus bombas de fósforo, cohetes, cañones y ametralladoras, después de cumplir su trabajo, se hundía para siempre en el abismo. En esos momentos siente uno como si perdiera a un buen amigo…” (7)

Novena y décima patrulla
20 de diciembre de 1943, destinado como nuevo comandante del submarino “U-380”, zarpa de Toulón para tras permanecer 33 días en el mar en la que sería su novena patrulla, regresar de nuevo al viejo puerto francés el 21 de enero de 1944.

Otro mando asignado, esta vez, el del submarino “U-967”, zarpó de Toulón el 11 de abril de 1944, en la que sería su décima y última patrulla durante la Segunda Guerra Mundial, y tras un crucero de 37 días, regresó de nuevo a su punto de partida el 17 de mayo de 1944. (1). En este viaje, atacó y hundió al buque de nacionalidad norteamericana “Fechteler” de 1.300 toneladas, el 5 de mayo de 1944. En junio, el Capitán de Corbeta Albrecht Brandi, cayó gravemente enfermo motivo por el cual debió de regresar de nuevo a su base. Fue nombrado comandante de todas las fuerzas submarinas en el Mar Báltico. Ese año, añadiría en fecha 19 de mayo, las Espadas a su Cruz de Caballero y el 24 de noviembre, los diamantes como premio a los méritos contraídos y comportamiento observado en el mar durante las acciones de guerra, a su Cruz de Hierro, la cual ya había sido galardonada con las Hojas de Roble. En el mes de diciembre, ascendería al empleo de Capitán de Fragata. (3)

En 1945, último año de la guerra, Brandi sería nombrado jefe de la flota de submarinos mini, “los Biber”. (3) Estos, eran embarcaciones de un solo tripulante de las cueles entraron en servicio 324 unidades. Se tenía la esperanza de poderla transportar en grandes cantidades a puntos desde los cuales dado su limitado radio de acción, pudiesen atacar a la flota de invasión. Pesaba 6,25 toneladas, sus medidas eran 9 metros de eslora x 1,60 de mástil x 1,30 de manga. Estaba propulsado por motores eléctricos y de combustible de un eje. Sus motores eran BHP/SHP 32/13 que podían desarrollar una velocidad de 6,5/5,25 nudos /125/10 m a 6,5 nudos). Su armamento estaba compuesto de 2 torpedos de 21 pulgadas. (4).

Finalizada la guerra, Albrech Brandi sufrió cautiverio en Canadá y una vez liberado en septiembre de 1945, trabajó en la construcción, (en la página dedicada a Albrecht Brandi en U-Boat.net, se dice que en calidad de albañil). Posteriormente, estudió arquitectura, pasando a ser un arquitecto célebre en su ciudad natal de Dortmund y en otros países como Arabia Saudita. Durante tres años, Brandi, fue presiente del Bund Deustcher Architekten en Dortmund. Fue gobernador del Distrito de Westfalia en Alemania. A su muerte, acaecida por enfermedad el 6 de enero de 1966, asistieron miembros de la Armada alemana que le rindieron honores así como antiguos compañeros de su tripulación el “U-617”. Un compañero suyo, el Capitán de Fragata Reinhard Suhren, le definió como:

“…Ritter und ohne Furcht Tadel…” (Caballero sin miedo ni defectos).

Tripulación submarino “U-617” el 12 de septiembre de 1943. (5), (12)

Comandante

Teniente de Navío (Kapitän-Leutnant) Albrecht Brandi. (*20/06/1914 + 06/01/1966).

Oficiales.

Teniente Ingeniero (Oberleutnant-Ing) Karl Günther Klemz
Alférez de Navío (Oberleutnant zur see I WO) Georg Gautier 1r Oficial.
Alférez de Navío (Oberleutnant zur see II WO) Ferdinand Von Arco 2º Oficial. (*06/06/1921 +19/02/2004).
Alférez de Navío (Oberleutnant zur see) Ferdinand Von Arvo.
Alférez de Navío (Oberleutnant zur see) Erich Niester. (*19/09/1921 +26/03/2005).
Alférez de Fragata (Oberfähnrich) Helmut Beck.

Contramaestres.

Contramaestre (Bootsmann) Heinz Appelt.

Suboficiales.

Sargento 1º (Oberbootsmannmaat)

Alfred Haremsa
Kurt Skusa..

Sargento (Bootsmannmaat).

Willi Schmidt.
Karl Storck.

Cabos de Marineria (Matrosengefreiter)

Willy Bayer.
Othmar Duschek. (*19/1271923 +12/12/1996).
Fritz Herget
Werner Hundt.
Walter Knoop.
Helmut Kusch.
Karl Linder.
Helmut Neuman.
Walter Pfaffelmayer (*27/01/1924 + 29/12/2008).
Willi Ringleb.
Erich Zygar.

Marinero (Matrosen)

Günter Gnorski.

Cabo 1º de Máquinas (Maschinenobergefreiter).

Paul Plumper. (*08/03/1922)

Cabo de Máquinas (Maschinengefreiter)

Günter Hoffman.
Alois Kratzemeier.
Kurt Liebig.
Ernst-August-Heinz Lüning (*31/03/1921 + 10/05/1983)
Artur Plumacher.
Werner Rehtanz.
Rudi Rother.
Alfred Rudolph.
Walter Schellenberger.
Herbert Schönbeck.
Walter Stoll.
Heinz Warnecke.
Heinz Wick. (*22/0271918 + 26/07/1944. Falleció por Sepsis de hígado en el Hospital de Launenburg).

Marinero de Máquinas (Maschinenmatrose)

Siegfred Böck.
Paul Funk.
Edmund Günter.
Hans Patzelt

Cabo Mecánico (Mechanikergefreiter).

Hans Schaufuhs.
Gerhard Schulz.
Wilhelm Weiderman.

Marinero mecánico (Mechanikermatrose)

Ernst Mohr. (*16/09/1920 + 26/02/1982).

Obermaschinemaat. (Sin equivalente español)

Wilhem Diederichs.
Edmund Meier.

Cabo de Trasmisiones (Funkgefreiter).

Josef Scholz.
Werner Zerge.

Marinero Operador de radio (Funkmatrose)

Walter Engelhardt.
Martin Krausse.

Intendente (Obersteuermann)

Wilhelm Jalke.
Wilhelm Talke.

Sanitario (Sanitätsmatrose).

Karl-Heinz Krause. (SanOmt).

Sin ubicar puesto a ocupar en el submarino “U-617”

Willy Kuzborsky. Falleció en Hamburgo.
Karl Müller.
Walter Wittwer.

Rangos alcanzados por Albrecht Brandi. (1)

5 de abril de 1935, Offiziersanwärter.

25 de septiembre de 1935, Seekadett. Debía de ser un cadete.

1 de julio de 1936, Guardiamarina. (Ver zur Fähnrich).

1 de enero de 1938, Subteniente (Ver zur Oberfähnrich).

1 de abril de 1938. La traducción, equivale a un teniente junior, que debía de ser el equivalente a un alférez o 2º teniente. En la marina de guerra alemana hasta 1930, los cadetes necesitaban una permanencia de 4 años y medio para alcanzar el empleo de teniente (Leutnant). A partir de 1938, los oficiales necesitaban una permanencia más reducida, siendo esta vez de 2 años y seis meses para alcanzar este empleo. (Leutnant zur Ver).

1 de octubre de 1939, En este caso, la traducción sería la de teniente senior, pudiendo tratarse de un primer teniente. Referente a este empleo, y trasladados a la marina de guerra alemana de la época, en los años anteriores a la guerra el oficial con el empleo de teniente, necesitaba una permanencia de un año a 6 o 9 meses antes del ascenso a Oberleutnant (Por encima de teniente)( Oberleutnant zur Ver.)

1 de octubre de 1942, Kapitänleutnant. El capitán-teniente, equivaldría al actual Teniente de Navío que trasladado a los Ejércitos de tierra y aviciación, equivaldría al empleo de capitán.

8 de junio de 1944, Capitán de Corbeta (Korvettekapitän.), equivalente en Aire y Tierra a Comandante.

18 de diciembre de 1944, Capitán de Fragata (Fregattenkapitän). Equivalente en los Ejércitos de Tierra y Aviación a Teniente Coronel.

Condecoraciones obtenidas. (1)
Abril de 1940, Placa de guerra de cazaminas.
Abril de 1940, Cruz de Hierro de segunda clase.
Abril de 1940. Cruz de Hierro de primera clase
8 de octubre de 1942, Placa de Guerra Submarina de 1939.
21 de enero de 1943, Cruz de Caballero.
11 de abril de 1943, a su Cruz de Caballero añade las Hojas de Roble.
29 de mayo de 1943, Medalla de plata al valor militar en el campo de batalla, otorgada por Italia.
19 de mayo de 1944, a su Cruz de Caballero con Hojas de Roble, añade las Espadas cruzadas.
Julio de 1944, Placa de Guerra Submarina con diamantes.
24 de noviembre de 1944, a su Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas cruzadas, añade los diamantes.

Destinos. (1)

Crucero “Karlsruhe”.
Dragaminas “M-1”. Será nombrado comandante de este en 1940.
Sumarino “U-552”, (“Diablo Rojo”), comandante en prácticas y a finales de 1941.
Submarino “U-617”, comandante del 9 de abril de 1942 al 12 de septiembre de 1943.
Submarino “U-380”, comandante y de diciembre de 1943 al 11 de marzo de 1944.
Submarino “U-967”, comandante y de abril de 1944 al 1 de julio de 1944.

Características del submarino VII C. (9)
De los submarinos de la clase VII, fueron fabricadas diferentes versiones que fueron VII A, VII B, VII C, VII C/41, VII C/42, VII D y VII F. Las unidades del modelo VII C, fueron las más fabricadas con un total de 568 sumergibles, siendo el más representativo en el Atlántico, tenía los mismos motores que su homólogo el VII B pero siendo un poco más grande. Llevaba incorporado un sonar “Such Gerat” y su sistema de inmersión más rápido, nuevos motores eléctricos y mejorados los compresores de aire. A finales de la guerra (1944-45), a algunos modelos del VII C, les fue incorporado el “Snorkel” un sistema de toma de aire exterior que permitía navegar a motor diesel bajo el agua.

Su motorización eléctrica estaba compuesta de dos motores 2BBC (Brown-Boveri & Co), GG UB 720/8 (Garbe Lahmeyer) RP 137/c o SSW (Siemens –Schuckert-Werke) GU 343/38-8 que desarrollaban la misma potencia que los AEG de los submarinos VII B (750 CV).

Algunos modelos del VII C fueron modificados para reconvertirlos en “U-Flak”, un sumergible dotado de un fuerte sistema antiaéreo. Contaba con 2 cañones de 20 mm en la plataforma superior y un arreglo Flakvierling de 4 cañones de 20 mm en la inferior.

Sus características técnicas eran:
Desplazamiento en superficie, 769 toneladas.
Desplazamiento en inmersión, 871 toneladas.
Eslora total, 67,1 metros.
Eslora casco de presión, 50,5 metros.
Ancho total de la nave, 6,2 metros.
Ancho del casco de presión, 4,7 metros.
Altura, 4, 74 metros.
Potencia en superficie, 2.400 kw. (2 supercharged Germaniawerft, 6 cilindros, 4 válvulas M6/V 40/46 diesels de 2.800-3.200bhp. Máxima rpm 470-490.
Potencia sumergido, 560 kw, de iguales características al anterior.
Velocidad en superficie, 17,7 nudos (33 km/h).
Velocidad en inmersión, 7,6 nudos (14 km/h).
Autonomia en superficie, 15.170 kms.
Autonomia sumergido, 150 kms.
Máxima profundidad operacional, 230 metros.
Profundidad máxima alcanzable, de 250 a 290 metros.
Tripulación compuesta entre 44 y 52 personas.
Cañón de cubierta, C35 de 88mm/L45 con una dotación de 220 proyectiles.
Armas antiaéreas, varias.
Tubos lanzatorpedos, 4 (un reducido número submarino del modelo VII C, sólo tenía 2).
Tubos lanzatorpedos a popa, 1 (igual que en el caso anterior, un reducido número del submarino del modelo VII C, carecía de ellos).
Dotación de torpedos, 14.
Minas, 26.

Notas:
(A). El avión “Wellington” del 179º Escuadón de la Royal Air Force que detectó al submarino de Albrecht Brandi, la noche del 12 de septiembre de 1943, iba pilotado por el Jefe de Escuadrón D.B. Hodgkinson,, portando como distintivo en su fuselaje la letra P. No fue derribado como creyó el 2º oficial del “U-617” el conde Ferdinand Von Arco. Dicho aeroplano, captó por radar al sumergible y bajó hasta localizarlo con con la luz de la luna y así iluminarlo con el foco “Leigh Light”, antes de atacarle con cargas de profundidad. Su artillero, el Sargento L. Mitchell, ametralló la cubierta del submarino con una “Browing” de 7,7 mm. Por esta acción, D.B. Hodgkinson, recibió la Cruz de Méritos de Aviación (B) y su artillero la Medalla de distinción en vuelo.(C) (7).

(B). Distinguished Flying Cross. (7).
©. Distinguished Flying Medal. (7).

(D). El segundo “Wellington”, pertenecía igualmente al 179 Escuadrón e iba distinguido en su fuselaje con la letra “J”. Su piloto era el Pilot Officer W.H. Bruini y el artillero de cola entre otros miembros de la tripulación, era el Sergeant Flight (Sargento de vuelo) W. Jones. Durante las pasadas que efectuó sobre el “U-617” ametrallándolo, al sacar Von Arco las ametralladoras del interior del submarino y hacer fuego contra el avión (al parecer con dos ráfagas el avión cesó en su ataque), el sargento Jones, resultó herido, no percatándose nadie de la tripulación hasta que a las 4 de la mañana, le encontró muerto en su puesto otro tripulante- Al cesasr en la agresión este aparato, el submarino de Brandi, se hallaba en la posición 35º 13’ N – 3º 21’ W. (7).

(E). El Conde Ferdinand Von Arco
Nació en Gotschdorf Jägendorf en los Sudetes el 6 de junio de 1921. Ingresó en la Armada alemana el 1 de enero de 1941 como cadete. A finales de año, el 1 de diciembre de 1941, era nombrado Guardiamarina de 2ª. 1 de octubre de 1942, Guardiamarina de 1ª, Fue promovido al empleo de Segundo teniente o alférez de fragata el 1 de julio de 1943. (1). Se incorporó a la dotación del submarino “U-617” en el mes de julio de 1943 en la base de la 29ª flota de submarinos en Tolón, como 2º oficial (7). En septiembre de ese año (1943), le fue concedida la Cruz de Hierro de 2ª clase. Después de servir como 2º oficial en el submarino “U-617”, el 1 de enero de 1945, obtenía el empleo de 1r teniente o alférez de navío, siendo nombrado comandante del U-151, el 1 de septiembre de 1944, estando al frente del mismo hasta el 2 de mayo de 1945. No se le registraron patrullas marítimas. (1). Contrajo matrimonio con Elisabeth Pallavicini. (8). El conde Ferdinand Von Arco, falleció en Viena (Austria).

(F). Los “Bou”, durante la guerra civil española de 1936-39, eran pesqueros, bacaladeros, o buques pequeños a los cuales, se dotó de artillería y estaban destinados a la protección de convoyes y patrullas en el mar. Durante la contienda hispana, fue célebre la actuación de estos en la batalla de cabo Machichaco el 5 de marzo de 1937, al batirse cuatro de estos, el “Guipúzkoa”, el “Nabarra”, el “Bizkaya” y el “Donostia”, contra el crucero “Canarias” en aguas del mar Cantábrico. (10).

(G). El destructor de escolta “HMS Puckeridge” que se hallaba bajo el mando del teniente John Cecil Cartwright y navegaba rumbo a Orán,, fue alcanzado por dos de los cuatro torpedos lanzados por el “U-617” el 6 de septiembre de 1943. Se hundió a 40 millas náuticas de Gibraltar, en la posición 36º 06’ N – 04º 44’ W. (1).

(H). Este bombardero “Hudson”, con la letra “W” pintada sobre su fuselaje, iba pilotado por el “Flying Officer” Henderson. Pertenecía al 48º Escuadrón.

(I). Royal Air Force, Real Fuerza Aérea británica.

(J). Salvador Mata, comenta que quedaron internados en Sevilla hasta el final de la guerra. Según otro autor, Juan Carlos Salgado, pensaba que lo más probable era que los marinos germanos, fueran trasladados a Cartagena.

Fuentes:
(1). “Uboat.net”, en Internet.
(2). “Westerplatte”, en Vikipedia, enciclopedia libre en Internet.
(3). “Albrecht Brandi”, búsqueda en Vikipedica, enciclopedia libre en Internet.
(4). “Submarinos, la amenaza secreta” de David Mason, Editorial San Martín, “Historia del siglo de la violencia”, armas, libro núm. 28, Madrid 1977.
(5). “Uboot Waffe.netos, Kriegsmarine y la historia de los U-Boats”Tripulación del Submarino “U-617” el 12 de septiembre de 1943, en Internet.
(6). Foro de Estudio de la Segunda Guerra Mundial en Internet.
(7). “U-Boat durante la Segunda Guerra Mundial” de Santiago Mata.
(8). Geneanet. Busqueda “Von Arco”.
(9). “Submarinos de la clase VII” en Vikipédia enciclopedia libre en Internet.
(10). “Combate naval de cabo Matxitxaco, 5 de marzo de 1937” de Juan Pardo San Gil, publicado en Internet.
(11). “U Historia”, información facilitada porel forista Juan Jaramillo y Blasco.
(12). “Rangos en la Kriegsmarine”, en “U Historia” en Internet.

Hans Nicolás i Hungerbühler, 17 de mayo de 2010