lunes, 31 de mayo de 2010

MELILLENSES EN SAIDIA


DECENAS DE MELILLENSES SE CONCENTRAN EN LOS RESORTS DE SAIDIA

Este fin de semana de mayo , aprovechando las ofertas de los resorts de Saidia se han dirigido a los – Hoteles Barceló e Iberostar- decenas de Melillenses a fin de disfrutar de sus instalaciones que se inauguraron hace apenas un año. El hotel Iberostar que es la cadena que promociona uno de nuestros más afamados actores como es Antonio Banderas; ha sido uno de los más concurridos a juzgar por el elevado número de melillenses que optaron por la opción más económica entre los dos resorts de todo incluido que operan en Saidia , localidad situada a
unos 90 kilómetros de Melilla.

Sr. Franco Fraghio, maitre.
Yo tuve la oportunidad de pasar un fin de semana en el Barceló , y he de decir que la disposición de las habitaciones son exactamente iguales que el Iberostar. En el Barceló quizás el SPA sea de más lujo , aunque este tipo de servicios en ambos hoteles hay que abonarlos aparte. La elección del Iberostar fue la escogida hace una semana por la Asociación de Amas de Casa , un grupo que vino muy contento de los 4 días que pasaron en dicho Resort.

El Iberostar es un tanto más concentrado y todo queda más a mano, en cambio el Barceló es mucho más extenso. El Iberostar consta de una entrada recepción decorado al estilo andalusí con tres bloques donde se ubican las habitaciones, salpicados de dos secciones de piscinas quedando las zonas comunes destinadas a tres comedores , dos de ellos temáticos (japonés y Fez), otra zona a destacar es la sala de fiestas con espectáculo que varía a lo largo de la semana.
Durante el día un equipo de animación del hotel invita a participar, tanto a niños como adultos, en diversos tipos de juegos. La ocasión de saludar al simpático Maitre del Restaurante como es Franco Fraghio, natural de Cerdeña con 28 años de experiencia profesional en los Hoteles Ritz de Paris y de la cadena Marriot- que apenas lleva dos meses en Saidia y confiesa que le encantaría conocer Melilla.

Artículo y Fotografía: Juanjo Florensa